Skip links

Pésaj: la Pascua judía

Share

La Pascua judía o Pésaj en hebreo es una fiesta judía que data de tiempos bíblicos. Es la primera de las tres peregrinaciones anuales que los judíos tenían que hacer cuando existía el Templo y acudían a él para ofrecer sacrificios. Pésaj dura siete días y comienza el 15 del mes judío de Nisán. El primer y último día son fiestas no laborables.

Pésaj conmemora el paso de la esclavitud en Egipto a la libertad por lo que también es conocida como la fiesta de la libertad. El nombre viene de la raíz hebrea “pasaj” que quiere decir saltar y se le llama así debido a que los judíos marcaron en Egipto los dinteles de sus casas con un signo para que la plaga de la muerte de los primogénitos “saltase” sobre sus casas tal y como aparece en el Libro del Éxodo. El último día de Pesaj rememora el milagro del paso por el Mar Rojo de los israelitas.

El principal precepto a cumplir durante esta fiesta es la prohibición de comer cualquier tipo de alimento fermentado con levadura. Es durante esta fiesta cuando se come pan ácimo o matzá en hebreo. La primera noche de la fiesta se celebra el Seder de Pésaj (comida familiar) donde se lee la Agada o relato de Pésaj y se come pan ácimo, maror o hierba amarga. Se beben también cuatro vasos de vino durante la cena.

Los valores de esta fiesta se han convertido en valores culturales y religiosos universales. La historia de la salida de Egipto y la liberación de la esclavitud son el centro de la fiesta. Se puede decir que es una de las fiestas más importantes para el judaísmo por todo lo que representa.

Por otra parte, resulta interesante para los cristianos conocer esta fiesta, pues la Institución de la Eucaristía en la Ultima Cena del Señor fue precisamente una cena de Pésaj (y este año 2018 se da la coincidencia de que la fiesta de Pésaj es un sábado, igual que sucedió en la Ultima Pascua del Señor). No hay que olvidar que la liturgia de la Eucaristía está llena de recuerdos de la ceremonia de Pésaj, pues de allí se tomaron muchas oraciones, como por ejemplo las del ofertorio: “Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que crea el fruto de la vid. Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo…”

Return to top of page