Skip links

“Una experiencia inolvidable”: Nochebuena en Belén

Share

Soy una de las voluntarias que actualmente trabaja en Saxum Visitor Center. Vengo de Colombia, y este año tuve la grandiosa oportunidad de pasar la Navidad en Belén, donde nació Jesús, algo casi impensable para alguien que siempre ha vivido tan lejos.

Al comenzar la noche, llegamos a la Gruta de la Natividad y tuvimos la oportunidad de sentarnos dentro de ella justo frente al lugar del nacimiento del Señor, con un grupo reducido de personas, que en su mayoría eran árabes cristianos de Belén. Se trata de una gruta pequeña, a la que tienes que bajar por unas escaleras de piedra para entrar. No hay mucho espacio, y mucho menos en una noche así, en la que a todo el mundo le gustaría estar acá.

Mientras esperábamos a que la misa comenzará, rezamos el rosario. Una religiosa lo dirigía e iba pidiendo a diferentes personas que rezaran en su idioma natal; entre ellos estaban: polaco, árabe, italiano, español e inglés. A las doce de la noche inició la misa en italiano dirigida por Fr. Francesco Patton -Custodio de Tierra Santa-, acompañada por hermosos villancicos en árabe.

A la vez, Mons. Pierbattista Pizzaballa celebraba la misa solemne en la iglesia de Santa Catalina, contigua a la Basílica de la Natividad y conectada con ella. Una vez terminada la misa, tuvimos la oportunidad de ver la procesión en que Mons. Pizzaballa lleva al Niño Jesús a la Gruta del nacimiento. Los peregrinos y asistentes se acercaban a besarle y adorarle.  

Realmente fue una experiencia inolvidable poder pasar la Nochebuena en el mismo lugar de los hechos allí narrados hace más de dos mil años. Al estar ahí, lo que mejor se puede hacer es imaginarse a uno mismo siendo un personaje más del pesebre y entablar una conversación con María y José, quienes seguramente estuvieron igual de ansiosos por ver y conocer a su hijo, como nosotros por tener la misa en el lugar del Nacimiento.

Pasar esa noche en Belén, me permitió entender y reconocer cuál es el verdadero sentido de la Navidad, entender que esta noche es una de las más importante para los cristianos porque es ahí donde nace Jesús, el hijo de Dios. Si tuviera que describir esta experiencia en una sola palabra, la describiría como un milagro, porque pude estar más cerquita de la Sagrada Familia que nunca.

Return to top of page