Skip links

Celebración de Navidad con autoridades religiosas de Tierra Santa

Share

El pasado miércoles 19 de diciembre el equipo de Saxum asistió a la recepción anual de Navidad del Ministerio de Turismo de Israel, en la que Yariv Levin, Ministro de Turismo, invita cada año a las autoridades cristianas y otras personas del sector turístico cristiano a una celebración navideña. Representantes de las diversas iglesias presentes en Jerusalén se reúnen y exponen en  breves discursos el estado del turismo religioso durante el año que finaliza.

Esta vez intervinieron las autoridades de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Iglesia Armenia, el Patriarcado Latino, la Custodia Franciscana de Tierra Santa y la Iglesia Anglicana. El arzobispo Mons. Pierbattista Pizzaballa -Administrador Apostólico del Patriarcado Latino (cabeza de la iglesia católica de rito latino en Jerusalén)-, habló sobre el gran potencial que tienen las peregrinaciones para unir a los diferentes grupos de Tierra Santa que pueden estar en conflicto:

El turismo es una especie de zona franca. Los peregrinos que vienen de todas partes del mundo no vienen a ver sólo el Santo Sepulcro, o el Kotel [Muro de los Lamentos], o la Mezquita [la Cúpula en la Roca]: quieren ver todo… Por esto, en períodos más difíciles, ha habido una cooperación maravillosa entre todos los diferentes grupos que generalmente, en cuanto a la política, no se hablan… El turismo religioso es una experiencia maravillosa que muestra el enorme potencial que tiene esta tierra para el diálogo.

Todos comentaron positivamente el récord de turistas que Israel ha tenido en el 2018: más de 4 millones. Aunque esto requiere mejoras significativas en infraestructuras, todos esperan una mayor colaboración entre el Ministerio de Turismo de Israel y las autoridades cristianas.

Por otra parte, en su mensaje de Navidad de 2018 publicado en YouTube, Mons. Pizzaballa comentó además que, a pesar de las dificultades que enfrentan los cristianos de Tierra Santa, no es ingenuo tratar de vivir la alegría y la esperanza que siempre desean en Navidad:

Por supuesto, soy consciente de que hay muchos problemas en todas partes, en nuestra iglesia y en nuestra diócesis. Estamos viviendo una realidad difícil en muchos lugares, con violencia, problemas políticos y tensiones. Esto no es nuevo, todos han estado experimentando esto durante muchos años y generaciones. Y a veces podemos plantear la pregunta: ¿por qué hablar de alegría, esperanza, paz… cuando vivimos en un contexto donde no hay alegría, ni esperanza, ni paz? ¿Es solo retórica, sólo slogans? No, no son slogans. Nosotros los cristianos tenemos a Jesús. Jesús es nuestro gozo, nuestra esperanza, nuestra fortaleza, nuestra paz. Si realmente vivimos en Él, y Él  vive realmente en nosotros, esta es nuestra realidad. Por lo tanto, es importante hablar de esto porque la esperanza, la alegría y la paz es la realidad que nosotros, como cristianos, ya estamos viviendo como experiencia personal.

Return to top of page