Skip links

Vídeo Saxum Emmaus Trail

Información rápida: 

  • Distancia: 20 km
  • Duración: 5-6 horas
  • Dificultad: Media

*Los caminantes son responsables de su seguridad durante el camino.

Saxum Emmaus Trail Track en apps de senderismo:

¿Qué es?

De Abu Ghosh a Emaús-Nicópolis

Aunque no hay certeza de la ubicación del Emaús evangélico, la tradición cristiana ha identificado Emaús-Nicópolis como el lugar en el que Cleofás y su amigo reconocieron a Jesús resucitado. Hoy en día se pueden visitar las ruinas de una basílica bizantina.

Desde Saxum Visitor Center (a las afueras de Abu Ghosh) hasta Emaús hay una distancia de 20 kilómetros que pueden recorrerse por diversos senderos. Parte de la ruta actual era ya hace dos mil años una calzada romana que comunicaba Jerusalén con el puerto de Jaffa. A lo largo del camino se encuentran yacimientos arqueológicos de interés.

La ruta se puede completar a pie en unas cinco o seis horas. Para planificar el regreso, conviene tener en cuenta que no es un recorrido circular, sino que termina en Park Ayalon-Canada. Un buen plan sería, por ejemplo, dejar un coche antes en ese parque y usarlo al final de la ruta para llegar a Emaús-Nicópolis (una distancia corta pero sin una vía apta para excursionistas). También hay varios autobuses que paran cerca de Emaús-Nicópolis que van tanto a Jerusalén como a Abu Ghosh. 


Se trata de un camino de dificultad media. Se recomienda llevar calzado adecuado, pues el camino es pedregoso, y evitar las horas más calurosas del día, así como llevar suficiente agua, puesto que no hay fuentes a lo largo del camino.

El relato evangélico

El camino de Emaús es el sendero que Cleofás y otro discípulo recorrieron desde Jerusalén hasta su aldea, después de la muerte de Jesús. Mientras discutían sobre los sucesos que habían tenido lugar los días anteriores, en algún punto del recorrido, quizá cerca de Saxum, se les apareció Jesús resucitado. 

Ninguno de los caminantes no reconoció a Jesús, pero escucharon con asombro su interpretación de las Escrituras. “¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino?” (Lc 24, 32). Al llegar a Emaús, le invitaron a pasar la noche con ellos. Fue entonces cuando le reconocieron, estando a la mesa, al partir el pan.

Return to top of page