Skip links

Un viaje para leer el Evangelio con ojos nuevos

Share

“Impresionante, tendría que venir todo el mundo. Vas andando y vas viendo el Evangelio con tus propios ojos”. Amparo, de Valencia, es una de las primeras peregrinas en viajar a Tierra Santa gracias a que las restricciones empiezan a levantarse. Con la experiencia a flor de piel, la mañana antes de volver a España, afirma que en Tierra Santa “tienes unos sentimientos que no esperas, la verdad. Lo que más me ha emocionado ha sido la meditación en el Lago Tiberíades y el Santo Sepulcro”. 

Por su parte, Ana, del mismo grupo de peregrinación, dice que “el lugar que me ha impactado más ha sido Getsemaní. Tuvimos la suerte de tener allí meditación y misa y me ha ayudado a rezar muchísimo el sitio”. Al ser de los primeros peregrinos, han podido disfrutar de los lugares santos sin gente ni prisas. “Los sitios más importantes están vacíos“, comenta Juan Alfonso, el sacerdote del grupo, “de hecho puedes hacer la visita al Santo Sepulcro, estar ahí todo el tiempo que quieras, quedarte rezando sin que te echen, sin colas”. 

Las personas del grupo que ya habían visitado Tierra Santa con anterioridad han valorado mucho esta quietud que hay ahora en los lugares santos, en especial el Santo Sepulcro, “porque ellos han llegado a esperar dos horas y media para entrar”, nos cuenta Lucía. Para ella es la primera vez y resume así su experiencia: “Impactante. Me llevo fundamentalmente una apertura mental que me hace ver, leer el Evangelio con ojos nuevos“. Y añade que “haber estado en la Tierra del Señor y percibir y vivir los lugares por los que Él pasó hace que vivamos la fe de otra manera”. 

El grupo a la entrada De la Iglesia de Todas las Naciones, Getsemaní

El grupo visitó el primer día el Saxum Visitor Center, donde pudieron ver un resumen de lo que iba a ser su viaje a través de los recursos multimedia que ofrece el centro. Comentan que les ha ayudado a situarse y ver cómo se relaciona todo. “Me encantó conectar la línea del Antiguo Testamento con los hechos históricos y con el Nuevo Testamento”, dice Lucía señalando la línea temporal con la que comienza el tour en Saxum. Sobre los mapas, comenta Ana que les “ha ayudado a situarlo todo y a hacernos también una idea de cómo lo vivió Jesús y las distancias que tuvo que recorrer”. Amparo se queda con “la sala del mapa con el recorrido del Señor en la Pasión; es maravillosa”. 

 

Return to top of page